Los acuarianos y el amor

Cada uno de los 12 signos que integran el zodiaco es un verdadero mundo de particularidades y secretos por descubrir. Y uno de los signos más originales, singulares e interesantes es Acuario: El aguador del zodiaco.

Los acuarianos tienen fama de ser difíciles de enamorar, poco afectos al compromiso y poco permeables a las emociones ajenas pero ninguna de estas afirmaciones es tan cierta y vas a comprobarlo cuando acabes de leer este artículo. 

Conociendo más a Acuario

Si tuviéramos que definir a los acuarianos a grandes rasgos, habría dos características que no podríamos eludir: Independientes e imprevisibles. Si te has enamorado de un acuariano, lo antedicho no quiere decir que son inconquistables, sino que debes saber cómo tratarlo y de qué forma ganarte su amor. Porque si algo hay que decir de los acuarianos es que aunque puedan saltar de cama en cama, cuando encuentran el amor, se lo querrán quedar para siempre.

Creativos, innovadores, imaginativos y originales, con un enorme sentido del respeto por sí mismos y por los otros. Los acuarianos son seres sumamente libres y no toleran ser atados por nada ni nadie. Si te enamoras de un acuariano, debes evitar por todos los medios avasallar sus espacios de independencia, de lo contrario lo perderás irremediablemente.

Así como aman su libertad, los acuarianos aman apasionada y fielmente a su pareja, de modo que si respetas ciertas premisas de su personalidad y estilo de vida, te aseguras un gran compañero que no tendrá ojos para nadie más.

El misterioso Acuario

Otra característica saliente de los nativos de este signo es que no suelen abrirse a los demás de forma instantánea, sino que se toman su tiempo para evaluar a quién tienen enfrente y luego recién estarán dispuestos a dejarse conocer. Amar a un acuario y llegar a su corazón, llevará un tiempo, que claramente vale la pena invertir.

Un consejo de gran valor si vas a lidiar con un acuario: Evita las escenas novelescas y los planteos y berrinches porque el show es algo que detestan con toda su alma. Siempre estarán dispuestos a escuchar en tanto y en cuanto la persona que los acompaña tenga una actitud conciliadora y adulta a la hora de plantear sus puntos de vista.

Los acuarianos y el sexo

Si eres una persona monótona y rutinaria en el sexo, definitivamente un acuariano no es tu pareja ideal. Son fogosos y gustan de concretar constantemente nuevas fantasías, por lo que la rutina en la cama, acabará por alejarlos. Anímate a explorar nuevas fantasías entre las sábanas y lo tendrás siempre contento.

Consejos para seducir a un  acuariano

Acuario querrá conservar siempre una cuota de libertad y rebeldía, y moverse como pez en el agua. No se deja llevar por las opiniones de los demás ni sigue tendencias porque sí. Es persona de opiniones propias y buscará tener a su lado a personas con la misma idea de la vida. Necesita a su lado un compañero que lo respete y comparta sus ideales.

Los acuarianos aman a las personas con ideales, por lo que no bastará con seguirle la corriente. Quienes defienden sus principios y valores son muy valorados por acuario, y si sabes defender tus ideas con vehemencia seguramente lograrás atraer su atención.

Acuario ama las nuevas aventuras: Siempre obtendrás un sí rotundo si te animas a proponer una velada romántica en un sitio nuevo o un día de campo en algún lugar inhóspito. Del mismo modo en el plano sexual: Innova constantemente y tendrás al pez comiendo de tu mano.

Seducir a un acuariano requiere salir de lo convencional y de las frases hechas. Si eres ingenioso, inteligente y original acuario pondrá sus ojos en ti, mientras que si te comportas como una persona común y corriente y sin personalidad, jamás lograrás llamar su atención.

Anímate a conocer un ser único, especial y creativo, el amor con Acuario será una experiencia plena de respeto, compañerismo y emociones siempre renovadas. Descubre los recovecos de su personalidad y no querrás irte nunca de su lado.

Artículos relacionados

Anterior

Los nativos de Tauro y el amor

Siguiente

Las contradicciones sagitarianas